[Total:4    Promedio:5/5]

15 Razones Para Amar El Coaching Sistémico

La teoría de cómo el individuo se relaciona dentro de los sistemas a los que pertenece

¿Qué es el Coaching Sistémico?

El término “sistémico” alude al comportamiento de los individuos en los sistemas en los que interactúan. Todos pertenecemos a sistemas en los que intercambiamos nuestro tiempo, nuestra energía, nuestros recursos. La teoría sistémica estudia la interrelación de las personas en cada sistema en el que participan. Interactuamos con los demás de formas muy diversas según nuestros intereses y nuestras necesidades. Piénsalo. Seguro que si te detienes un momento para tomar conciencia de ello, identificarás claramente que no te comportas exactamente igual en diferentes ámbitos y ante diferentes personas, según el rol que estés adquiriendo en cada grupo.

Además el coaching sistémico aporta adicionalmente cómo es la interacción de los individuos en los equipos cuando existe un objetivo común que los une. ¿Qué es lo que fomenta el orden en el equipo? ¿Cómo conseguir la eficiencia del equipo para conseguir el objetivo? Son cuestiones que a las que el coaching sistémico aporta luz y conciencia.

La maravillosa coach Mabel Alse te lo cuenta de una manera clara y precisa en su publicación sobre coaching personal y sistémico, que por cierto, te recomiendo leer encarecidamente si deseas comprender la profundidad de esta potente herramienta de cambio.

equipo de trabajo coaching sistemico

Imagen: Freepik.com

A continuación te aporto 15 razones para amar el coaching sistémico en las que te enamorarás de este enfoque integrador de las relaciones humanas.

15 Razones Para Amar El Coaching Sistémico

1. El coaching sistémico te enseña que el sentido de los sistemas radica en generar un intercambio entre los miembros que lo componen. ¿Por qué? Porque necesitamos de los demás y en las relaciones que mantenemos con el prójimo podemos obtenemos lo que nos falta. Esta conciencia nos lleva a plantearnos nuestras carencias a todos los niveles y qué hacemos consciente e inconscientemente para satisfacer nuestra necesidad. Esa visión interior es tremendamente transformadora.

2. El coaching sistémico se basa en unas leyes que rigen el buen funcionamiento de los sistemas. El especialista de coaching sistémico conoce al dedillo la dinámica de estas leyes y facilita un acompañamiento consciente al cliente para que, en base a ellas, se pueda conseguir una solución lo más equilibrada posible.

3. Porque estas leyes son objetivas y velan por el funcionamiento adecuado de los sistemas por encima de las pretensiones, opiniones, percepciones y objetivos particulares del individuo.

4. Porque en una sesión de coaching sistémico profesional se te trata como un adulto acompañándote en tu problemática para encontrar la mejor solución a lo que te sucede actualmente. De esta manera, se te facilita un empoderamiento personal responsable según los movimientos que estés dispuesto a dar para mejorar la situación. Y todo depende de ti. El coaching sistémico no es directivo sino que facilita un espacio de conciencia para que tú mismo tomes una mayor perspectiva para llevar a cabo acciones para lograr tu objetivo.

5. Con el coaching sistémico puede trabajar con cualquier sistema: el sistema familiar, el sistema laboral, el sistema de origen, el sistema que tú formas con un amigo, un socio, o con un equipo con un objetivo común. Por tanto, una de las razones para amar el coaching sistémico es precisamente su versatilidad y amplitud a la hora de trabajar con él.

6. Porque nace, se desarrolla, empasta, se coordina y encuentra una sinergia perfecta con el trabajo que se desarrolla en las constelaciones familiares grupales.

7. Porque, como en constelaciones familiares, también se apoya en los Órdenes de la Ayuda, que nos dan la directriz sobre qué mirada es la más adecuada para ayudar al prójimo a crecer, a evolucionar y a tomar conciencia de sí mismo, de su camino de vida y su destino.

8. Porque se basa en el respeto por lo que cada persona quiere y puede hacer, puede digerir, según su voluntad, según su conciencia y según su compromiso de cambio.

9. Porque inspira la emoción del cliente como catalizador del cambio en la persona, a través de la toma de conciencia responsable y las acciones pertinentes para resolver los conflictos.

amar el coaching sistemico

10. El Coaching Sistémico está pensado también para autónomos, empresarios, equipos, responsables jerárquicos, directivos para mejorar la eficiencia y la productividad de las tareas, procesos y actividades de las empresas, consecución de objetivos, mejora de las relaciones humanas, optimización de los tiempos y la energía y recursos adecuados para llevar a cabo los objetivos, mayor respeto por la jerarquía, etc.

11. Actúa en muchas capas de la mente de la persona (a nivel consciente, subconsciente e inconsciente) provocando efectos muy positivos atendiendo a lo que la persona necesita para vivir con mayor orden en sí misma y en relación a lo que quiere conseguir.

12. Otra de las razones para amar el coaching sistémico es que te sitúa. ¿Qué significa esto? En las sesiones de sistémica uno de los pasos más importantes es aprender a ver dónde te ubicas para saber hacia dónde vas, hacia dónde te mueves, qué quieres conseguir, qué obstáculo interior o no puede estar interfiriendo en la consecución de la meta. Por ello, el coaching sistémico amplifica tu visión interior, te da la posibilidad de que vuelvas a ti antes de seguir avanzando.

13. ¿Sabías que el coaching sistémico y la terapia sistémica han sido demostrados empíricamente a lo largo de décadas? Sus efectos son observables, comprobables e incluso cuantificables (esto a las empresas les encanta) que perduran en el tiempo y sostienen el crecimiento de los sistemas.

14. El buen profesional de coaching sistémico realiza una imagen completa del tema del cliente a nivel interno según éste cuenta su problemática y en el ejercicio de la tarea le acompaña a resolver con mayor conciencia. Por esta razón, el coaching sistémico ayuda desde la conciencia. Y todo movimiento que se realice desde ahí, es empoderador y ayuda a resolver con mayor orden, que es uno de los fines de la sistémica.

15. La sistémica da espacio para todos los miembros de un sistema y reconoce el papel de cada uno de ellos, lo que aportan y cómo contribuyen al desarrollo del mismo. Esta poderosa visión es inclusiva y, en ocasiones, contrasta con la necesidad que sentimos las personas de excluir de nuestras vidas a quienes nos han herido con sus acciones. La sistémica abraza a todos los miembros como necesarios para el funcionamiento y el crecimiento del sistema.

Fernando Ángel Coronado

 

Escrito por 

Lic. Dirección de Empresas. Coach Personal y Agente de Cambio. Especialista en Coaching Sistémico. Facilitador de Cambio De Creencias y Reprogramación Subconsciente ®. Formador de grupos de Desarrollo Personal y Transpersonal.

    Encuéntrame en:
  • facebook
  • googleplus
  • linkedin
  • twitter

Uso de cookies

Este página web utiliza cookies para que puedas tener la mejor experiencia de usuario posible. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento expreso para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha en el enlace si quieres saber más.

ACEPTAR
Aviso de cookies