[Total:2    Promedio:5/5]

La Pareja Como Espejo

Cómo mejorar la relación de pareja desde la toma de conciencia de las proyecciones

 

La pareja como espejo: ¿Qué sentido tiene la relación de pareja?

Si te preguntara por qué tienes (o has tenido) una relación de pareja seguro que me darías miles de razones. Por amor, porque te agrada la compañía, porque te conviene, porque te gusta estar en pareja, porque te hace feliz, porque es el padre/madre de tus hijos, etc. Cada uno tiene las suyas. Y todas son aceptables. Y si te preguntara cuál es el sentido del tipo de relación de pareja que tienes, ¿qué contestarías? Seguramente te costaría un poquito más dar una respuesta. La razón es muy sencilla. Sabemos por qué queremos tener pareja (o no). Pero se nos hace más complicado entender la clase de pareja que tenemos y que mantenemos. Quiero compartir contigo que, si mantienes tu relación de pareja (te guste o no) es porque necesitas algo de ella. Pero eso lo dejo para otra publicación, que el tema da para ello.

Todas las parejas son diferentes porque cada sistema de dos personas encuentra su equilibrio y su sentido de ser en un punto determinado dependiendo de los intereses de ambos. No ponemos prácticamente atención al estilo de pareja que formamos sino a las razones que alimentan el por qué las formamos. Eso tiene una connotación que afecta directamente a nuestra relación: ponemos la fuerza en el beneficio final de estar interactuando en una relación y no tanto en cómo nuestra pareja nos complementa más allá de la propia relación. Siempre que estamos en pareja aprendemos a través de esa interacción. Otra cosa es que prestemos atención a ello o no. Otra cosa es que nos queramos hacer responsables de lo que la pareja nos refleja o de lo que nosotros proyectamos en el otro. Pero siempre tenemos oportunidad de aprender. Por tanto, el estar en un sistema emocional llamado “pareja”, es decir, dos personas, implica necesariamente un intercambio de información bidireccional que se retroalimenta a lo largo del tiempo. Si no hay intercambio, no hay retroalimentación, no hay objetivo común ni beneficio para una o las dos partes, por tanto, no hay sistema de dos. Y por tanto, no hay aprendizaje. Por tanto, el intercambio para el avanzar hacia un propósito común se hace necesario en las relaciones. Esto, evidentemente, también se extiende a las relaciones más allá de la estricta pareja sentimental.

En esta publicación haré hincapié en las relaciones de pareja.

proyecciones en las relaciones de pareja

Proyecciones en las relaciones de pareja

Seguro que, si eres una persona un poco “despierta” ante tu crecimiento personal, te has sorprendido realizando alguna proyección. ¿Qué es una proyección? Resumiéndotelo: Una manera de reflejar, de proyectar (nunca mejor dicho) en el otro algo que nos perturba internamente. Algo que nos irrita, nos corroe, nos preocupa, nos acompleja. Seguro que si lo piensas, caes en ello.

Todos proyectamos algo nuestro en los demás. Puede ser sobre un compañero de trabajo, un jefe, un hijo, un amigo o un competidor. También lo hacemos en nuestras relaciones de pareja. ¿Cuántas veces te has sorprendido haciéndolo? Bueno, no te culpes. Es algo natural. Debo comentarte que lo importante no es no hacerlo sino percatarse de cuándo lo hacemos y aprender aquello que nosotros mismos nos estamos comunicando a través del prójimo. Es una tarea que requiere esfuerzo y poner la atención al máximo. El por qué reside en el hecho de que durante años hemos estado relacionándonos inconscientemente con los demás desde la necesidad de que el otro nos suministre algo que nosotros mismos no sabemos darnos. Esto complica nuestras relaciones personales debido a que el prójimo no tiene por qué hacerse responsable de darnos aquello que nosotros mismos ni sabemos darnos. La complementariedad en las relaciones de pareja, la comunicación interpersonal, la consciencia y el intercambio equilibrado facilitan la armonía en las relaciones.

Algunas de las proyecciones en las relaciones de pareja más habituales son:

  1. Responsabilizar al otro de lo que hace mal dentro de la relación por patrones de culpa inconscientes
  2. Pagar las frustraciones internas con el prójimo
  3. Esperar que el otro te dé más de lo que tú estás dispuesto a dar y entrar en el reproche
  4. Cuidar o tratar a tu pareja como un niño/niña y tener una relación paterno-materno/filial
  5. Preocupaciones de cualquier índole proyectadas al prójimo

proyecciones pareja como espejo

¿Cómo me percato de mis proyecciones hacia mi relación de pareja?

Las proyecciones no son malas en sí mismas. Son, al fin y al cabo, un mecanismo que utilizamos inconscientemente para percatarnos de partes de nosotros que no conocemos o que no sabemos gestionar desde la paz y el equilibrio. En primer lugar te animo a que te mantengas abierto a cómo tú mismo te expresas a través de tus reacciones inconscientes, es decir, aprende a identificar nuevos aspectos de ti cuestionándote el sentido que tienen en tu comportamiento en tu relación de pareja y el para qué de esas proyecciones. Para ello podrías empezar por contestar las siguientes preguntas:

  • ¿Qué es lo que más me irrita de mi pareja?
  • ¿Qué le exijo a mi pareja y hasta
  • ¿Qué le pido a mi pareja y qué estoy dispuesto a darle a cambio?
  • ¿Por qué reacciono de esta manera ante esta situación?
  • ¿Qué sentido tiene esta experiencia para mí?
  • ¿Qué debo aprender de esta situación que se me repite continuamente en mi vida?
  • ¿Por qué siento vergüenza en esta situación?
  • ¿De dónde nace este nerviosismo y esta tensión incontrolable en temas que no controlo?
  • ¿Para qué me callo ante esta situación con mi pareja?
  • ¿Por qué me duele que me juzguen, que me critiquen o que intenten dirigir mi vida hasta este punto de irascibilidad?

Las anteriores preguntas tienen el objetivo de hacerte consciente de que todo lo que te saca de tu orden interno (y toda persona que lo hace) está reflejando partes de ti que todavía están en desorden. Solemos culpabilizar al prójimo de nuestro estado emocional cuando aparece la culpa, la rabia, la impotencia. Pero los primeros responsables somos nosotros al ceder ese orden interior ante una respuesta de fuera. No lo digo únicamente yo. Lo dicen grandes filósofos, psicoanalistas y psicólogos: Si no hay enemigo interior, no hay enemigo exterior que pueda sacarte de tu orden interno. ¿Por qué? Porque tu interior no resuena con la información que recibes de fuera. Tampoco proyectas la necesidad de comunicarte a ti mismo que en ti hay una herida que puede sacarte de tu centro. Interesante, ¿verdad?

¿Cuáles son las consecuencias de las proyecciones en las relaciones de pareja?

Volviendo al tema pareja. Mejorar la relación de pareja no tiene que ser un reto en sí mismo. Como habrás podido comprobar en el apartado anterior, la mirada personal hacia dentro resulta necesaria para asumir el 50% de la responsabilidad dentro de la relación. Desde ese punto de vista empezamos a poner orden en nosotros y mejoramos nuestra perspectiva sobre la situación. Es el primer paso, totalmente necesario además, para hallar una estabilidad que permita la durabilidad, sostenibilidad y la buena calidad de la propia relación: Tener una relación con nosotros mismos de diez. Para ello tenemos que aprender a mirarnos haciendo un ejercicio de introspección lo suficientemente objetivo que nos permita tener una visión clara acerca de las razones, motivos y orígenes por los cuales proyectamos en los demás. En cuanto a la pareja, te ayudará saber que las proyecciones que tú mismo (o tu pareja) no os trabajéis tanto individual como conjuntamente ocasionarán una serie de consecuencias tales como:

  • Inestabilidad en la relación de pareja por falta de entendimiento
  • Desorden que altera la buena comunicación efectiva entre los miembros
  • Tensión inconsciente que no se resuelve y puede perpetuarse en el tiempo
  • Se incrementa la probabilidad de fisuras en la relación y ruptura
  • Ser esclavo de los obstáculos insalvables (a simple vista).
  • Etc.

¿Cómo se pueden sanar las proyecciones en las relaciones de pareja?

Una de las principales preocupaciones cuando tenemos problemas en nuestra relación de pareja y se manifiestan a través de proyecciones personales es la incertidumbre de cómo solucionar nuestras diferencias de manera definitiva. La mejor forma de afrontar todo conflicto es, en primer lugar, reconociendo tu parte de responsabilidad como ya he comentado anteriormente. Principalmente porque, al fin y al cabo, todo lo que sucede dentro de la relación de pareja implica a las dos personas para la toma de consciencia de un determinado aprendizaje para ambos. Ese recoger tu responsabilidad implica una actitud madura y consciente que te llevará a tener que hacerte cargo de tus emociones, aprender a gestionarlas con eficacia y saber cuál es tu lugar dentro de cada proceso que tu pareja te espeja. La peor inversión para mejorar la relación de pareja es echar la culpa, el reproche, el maltrato, la manipulación y utilizar la violencia (en cualquiera de sus formas) para intentar cambiar la situación. El conflicto aparece porque, consciente o inconscientemente, le damos fuerza porque nos enganchamos al otro a través de él.

Para comprender lo anterior también te ayudará saber que tienes la pareja que tienes por un motivo. Es decir, no es una casualidad, un accidente o algo fortuito. Se dice que atraemos a las personas que necesitamos para los aprendizajes que están disponibles para nosotros. La pareja actúa como un espejo que refleja nuestras necesidades de aprendizaje propias y la calidad de nuestra relación dependerá de cómo nosotros nos llevemos con ese aprendizaje que nos refleja. De ahí que, para sanar las proyecciones en la relación de pareja, se recomiende hacer un ejercicio de aceptación profunda por lo vivido y superación personal, desde la conciencia, la acción y la toma de decisiones para el mayor bien de ambos.

No olvidemos que hay un aspecto adicional que también es importante para sanar las proyecciones en la pareja. Tenemos la pareja que mejor corresponde a la dinámica subconsciente familiar que arrastramos con nosotros. Es decir, nuestra pareja nos facilita la sanación de nuestras heridas inconscientes (y de todo nuestro sistema familiar) y para ello resulta tremendamente útil echar un vistazo a las vivencias y dinámicas de los aprendizajes de nuestros padres y nuestros abuelos en sus respectivas parejas. Resulta muy revelador descubrir que las dinámicas dormidas de nuestros ancestros nos influyen en el tiempo y que, si no ponemos conciencia y hacemos un ejercicio de equilibrarnos y aceptar el proceso con mayor responsabilidad, seguirá influyéndonos negativamente en nuestra vida.

Por último, el gesto del agradecimiento a nuestra pareja por realizar proyecciones sobre lo que necesitamos aprender para estar con mayor orden y armonía con la vida, resulta muy transformador. Al fin y al cabo, ese efecto espejo tiene precisamente esa finalidad: la de que nos encontremos a nosotros mismos a través de ver nuestra herida consciente e inconsciente en el otro.

En resumidas cuentas, para mejorar la relación de pareja ambos integrantes deben:

  1. Asumir un compromiso de evolucionar personalmente y conjuntamente
  2. Aceptar al otro con lo que trae consigo
  3. Comprender las dinámicas de relación en nuestro árbol familiar
  4. Agradecer toda experiencia con una mirada consciente que nos ayuda a sanar incondicionalmente.

¿Y cuáles son los beneficios de sanar la proyecciones de la pareja como espejo?

El sentido de los aprendizajes en pareja se halla en que cada integrante pueda ocupar un lugar dentro de la relación desde su propia responsabilidad individual. Las relaciones de pareja nos ofrecen numerosas oportunidades de aprender, de reconocernos y de abrir nuevos caminos de autoconocimiento que, quizá, en pura soledad, no seríamos capaces de abrir. El ser humano necesita relacionarse para ir más allá de sí mismo y ése es uno de los principales motivos. Por eso, entre los beneficios asociados a sanar las proyecciones en pareja se encuentran:

  • Una mayor paz personal y en la propia relación de pareja
  • Los aprendizajes en pareja se vuelven totalmente constructivos y no destructivos
  • Mayor armonía, resonancia y sinergia entre los integrantes
  • Menor desgaste energético de la pareja
  • Una mayor conciencia individual SIEMPRE beneficia a la conciencia colectiva en las relaciones de pareja

Pero sin duda, el mayor beneficio de sanar las proyecciones se halla en que aprendes a vivir desde otro centro, desde otro nivel de conciencia. Empiezas a contemplar al prójimo como un compañero y no como un enemigo y te relacionas con él desde el respeto por lo que todavía te queda por aprender de ti y lo que todavía le queda por aprender a él/ella de sí mism@. Esto es la belleza del saber relacionarse tomando consciencia de las proyecciones.

Si estás interesado en sanar tu relación de pareja y las proyecciones personales tóxicas que influyen en tu equilibrio personal puedes ponerte en contacto conmigo y visitar el resto de mi web donde encontrarás información interesante y útil acerca de las posibilidades que te ofrezco.

Fernando Ángel Coronado

 

Escrito por 

Lic. Dirección de Empresas. Coach Personal y Agente de Cambio. Especialista en Coaching Sistémico. Facilitador de Cambio De Creencias y Reprogramación Subconsciente ®. Formador de grupos de Desarrollo Personal y Transpersonal.

    Encuéntrame en:
  • facebook
  • googleplus
  • linkedin
  • twitter

Uso de cookies

Este página web utiliza cookies para que puedas tener la mejor experiencia de usuario posible. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento expreso para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha en el enlace si quieres saber más.

ACEPTAR
Aviso de cookies